Esta página contiene los siguientes artículos:

NUESTROS DOLORES, NUESTROS PROBLEMAS Y QUÉ DICE LA  MEDICINA (2ª Parte)

NUESTROS DOLORES, NUESTROS PROBLEMAS Y QUÉ DICE LA  MEDICINA (1ª Parte)

TIRANDO DEL HILO

LOS TOXICOS (II parte)

LOS TÓXICOS (I parte)

MATERIA ORGÁNICA DE DEPURADORA ¿COMPOST O VENENO?

ETOXIQUINA, EL SALMÓN NORUEGO, LA PLAYA DE PALMA Y LA PESCADILLA.

 EL GRANO ENFERMO DE IRAK.

 

 

NUESTROS DOLORES, NUESTROS PROBLEMAS Y LA MEDICINA

         2ª Parte, por Eduardo Casasnovas Susanna

         El glifosato perturba la microbiota intestinal de las abejas melíferas

(Nota de Eduardo: me dan pena que se mueran pero me alegro sobre la noticia, quizás los científicos y los médicos entiendan que nos están matando a todos y quizás, solo quizás, tengan arrestos para levantarse y poner el grito en el cielo: esto es un GENOCIDIO, ni más claro ni más alto lo puedo decir).

         El glifosato provoca la muerte de las abejas a través del desequilibrio de la microbiota intestinal en las abejas, similar al desequilibrio que tenemos nosotros en nuestro bioma bien sea provocado por el flúor, bien por los antibióticos de cualquier tipo. Con lo explicado en la primera parte ya os será más fácil entender lo que nos ocurre con muchos productos químicos. Puede que científicamente se haya demostrado, in vitro (cultivo de células en el laboratorio), que no afectan a las células humanas. Lo voy a admitir con reservas y veréis que los estudios científicos esconden verdades, se colocan trampas y se dicen mentiras no demostrables.

         A ver si os lo explico con corrección científica de manera amena y que se entienda.

         El Glifosato, principio activo de varios herbicidas, como el Roundup, es químicamente: (N-fosfonometilglicina, C3H8NO5P) e inhibe una enzima, la 5-enolpiruvilshikimato-3-fosfato sintasa (EPSPS), que se ocupa de dirigir la síntesis de aminoácidos aromáticos: fenilalanina, tirosina y triptófano, hasta aquí la parte científica. En principio no debería preocuparnos ya que esta ruta, la del ácido shiquímico, no se da en los animales y permite deducir que in vitro no nos afecta. Bueno una preocupación menos de momento ¿por qué de momento? Sencillamente porque si las plantas o bacterias, que son a las que afecta el glifosato, no producen triptófano nosotros no lo ingerimos y no producimos serotonina. La Dra Elaine Y. Hsiao publicó en la revista Cell el trabajo que demuestra que la microbiota participa en la biosíntesis y regulación de la serotonina, ese 5% que probablemente inicializa el movimiento peristáltico, el fluir del bolo alimenticio, su correcta digestión y el desenlace de todo nuestro mecanismo intestinal para digerir y transformar los alimentos en moléculas útiles. Queda por tanto demostrado que el glifosato que actúa sobre las bacterias del microbioma intestinal afecta directamente a la producción de serotonina, es más, algo que luego se tornará contra nosotros, no metabolizamos correctamente el triptófano que podrá entrar en la ruta del ácido shiquímico gracias a las levaduras del colon, lugar al que nunca debe llegar este aminoácido. Las levaduras del colon sí disponen de la ruta del ácido shiquímico y no les interesa que el triptófano pase a serotonina ya que las mata y controla el cambio de levadura a hongo, especialmente en el género Candida que llegará a invadir si falla este mecanismo provocando toda esa serie de enfermedades que enumero y, aunque no sea detectada, será la responsable de todas ellas directa o indirectamente.

         Casi el 90% de la serotonina presente en nuestro cuerpo se produce en el intestino, pero se puede encontrar también en las plaquetas y en el cerebro. Pero un 5% lo producen nuestras propias bacterias ¿por qué? Me tendría que remontar otra vez al libro, Una Teoría Atrevida, y al capítulo del Quorum Sensing. Las bacterias hablan entre sí mediante moléculas y, muy probablemente, la serotonina esté entre estas moléculas utilizadas para comunicarse las bacterias del microbioma.

         Este neurotransmisor antecesor de la melatonina, para dormir, es un relajante, neurotransmisor cerebral, regulador de la función intestinal, las emociones, control del movimiento, funciones cognitivas y su mala regulación tiene que ver con el intestino irritable, algunas enfermedades cardiovasculares, la depresión, doble personalidad y transtornos similares. Lo cierto es que la demostración científica se hizo transfiriendo unas bacterias de seres humanos a ratones, las Clostridiales, lo que implica que los microbiomas están compuestos por las mismas familias que realizan las mismas funciones independientemente del intestino animal en el que vivan, unas mil especies distintas, esa es la semejanza entre las abejas y nosotros (Una Teoría Atrevida, capítulo I: Hace 1.500 millones de años).

         Hay una función más desconocida de la serotonina que os llamará la atención. Las células β-pancreáticas disponen de un sistema propio que permite almacenar, sintetizar, secretar y responder a la serotonina a través de sus propios receptores y es liberada junto a la insulina, lo cual quiere decir que la serotonina regula la secreción de la insulina ( ahora entenderéis mejor el hallazgo: el bioma está implicado en la diabetes tipo 1). Ya que la serotonina está implicada en la homeostasis de la glucosa, promueve la gluconeogénesis hepática y la lipólisis en adipocitos además de la activación de células β-pancreáticas, entenderéis que en nuestras enfermedades, que yo achaco al desequilibrio intestinal, engordemos, tengamos diabetes tipo 2 y las comidas nos sienten mal. No tenemos la serotonina necesaria y está mal regulada, de ahí que se achaque al Sistema Nervioso Central todo el problema de los dolores, malestar, depresión, enfermedades próximas a la psiquiatría que tanto nos desesperan y tanto han engañado a los médicos. De ahí la prevalencia de los suicidios con un 14%, 3 veces más que la segunda enfermedad.

         Aquí me voy a un estudio del Dr  Bernardo Sonzini Astudillo y copio: “En el sistema nervioso central, se cree que la serotonina representa un papel importante como neurotransmisor, en:

  • la inhibición del enojo,
  • la agresión,
  • la temperatura corporal,
  • el humor,
  • el sueño,
  • el vómito,
  • la sexualidad,
  • y el apetito.

Estas inhibiciones están relacionadas directamente con sí­ntomas de depresión.”

         Para finalizar sobre la serotonina os comento, me parece muy significativo y revelador,  que se sospecha que hay un mal metabolismo del aminoácido triptófano, como nexo de unión entre las cándidas y nuestra psique, así como a ciertas enfermedades como la fibromialgia. Aquí debo realizar un inciso ya que este mal metabolismo es el que considero que también ¿Alzheimer y Parkinson, Doble personalidad y problemas psiquiátricos? está relacionado con el autismo pero primero acabo con la serotonina y luego relaciono el autismo y el triptófano.

         Se ha visto que las personas con fibromialgia tienen bajos niveles de serotonina, un neurotransmisor implicado en el control de la sensibilidad al dolor, regulación del estado anímico y del sueño, regulación endocrina, posición y tono postural. Es un neurotransmisor, que al tenerlo deficiente implica depresión, ansiedad, doble personalidad, síntomas muy ligados a estas enfermedades. Por lo tanto, una persona que tenga baja la serotonina, ya sea por depresión, ya sea por enfermedad orgánica, es más fácil que contraiga una infección de cándidas debido a que la serotonina es una defensa contra estas al ser un fungicida natural, esto se puede relacionar con ese 5% de serotonina que generan nuestras bacterias del microbioma. Por tanto, sea como fuere, si no se cuida la parte anímica y emocional, así como la alimentación rica en triptófano (sin este no hay serotonina),  será difícil que nos curemos tanto de Candida como de Fibromialgia ya que ambas están íntimamente ligadas.

         El neurotransmisor serotonina podría formar la base de las nuevas drogas antifúngicas, de acuerdo a los investigadores que han mostrado en el laboratorio que la serotonina puede matar a un tipo de hongos que frecuentemente infecta a los humanos.

         Como digo en el libro Candida genera unas biopelículas sobre las placas de Peyer, evitando que parte del triptófano se convierta en serotonina para evitar su eliminación y control (Pág. 142, Capítulo VI: Presentación de mi Teoría).  Primero: Candida albicans es capaz de entrar en el entorno humano sin levantar sospechas de infección, ya que utiliza nuestro primer Sistema Inmunitario Intestinal en su beneficio. Candida ha colonizado la mayor parte del intestino, puede que incluso llegue al estómago y produzca acidez con la consiguiente toma de antiácidos o inhibidores de la bomba de protones. Ella se reproduce mejor en ese medio, pH 7. Nos está abriendo en canal para su entrada triunfal. Digiere el triptófano generando metabolitos necesarios para ella y gases, dolores y otros restos nauseabundos. Muy probablemente aplaste las placas de Peyer con su biopelícula y ya ha neutralizado la serotonina que se vierte al intestino además de las células M y T. Campo expedito.

         Las placas de Peyer son una células agregadas al tejido linfático y que recubren las paredes del intestino ¿Qué hacen? Pues son sensores especializados en antígenos y, cuando llega un antígeno, le atiza un linfocito B, inmunoglobulina A (las igA de los ataques autoinmunes, que será otro artículo), para que un linfocito T desencadene una respuesta inmune.

         Las bacterias en nuestro intestino, las Clostridiales que rara vez se mencionan pues pertenecen al filo Firmicutes mucho más conocido y mencionado ya que engloba a diferentes clases de bacterias patógenas de importancia médica y del microbioma humano: Clostridium perfringens (gangrena), C. difficile (colitis), C. tetani (tétano), aunque no siempre estén con nosotros, y junto a ellas existen otras bacterias que realizan un control de los patógenos como son las Lactobacillales, también del filo Firmicutes, al que pertenecen los lactobacilos que fermentan la leche y bebidas alcohólicas. Las Firmicutes tienen otra propiedad insospechada y todavía no aclarada: parece que nos hacen engordar cuando su proporción no es la adecuada y su cantidad es mayor que la de la familia Bacteroidetes. Como veis el equilibrio también es sumamente importante y es fácilmente desplazado, bien por medicación, estrés, mala comida, exceso de almidones o azúcares o el alcohol entre otros.

         ¿Y qué me dicen del glifosato? El herbicida sería otro producto que nos distorsiona las bacterias intestinales, el microbioma. Yo no como glifosato que yo sepa. Probablemente sí, a través de plantas tratadas con el herbicida y quizás lo respire. Esta molécula no actúa sobre nuestro organismo directamente, sencillamente efectúa su labor eliminando bacterias que están digiriendo la soja, maíz o sus harinas. Cabe aquí pensar si el glifosato actúa como una enzima en las bacterias, es decir, está presente en la reacción pero no se destruye hasta un número excesivamente grande de reacciones, primero acabará con las bacterias que luego no sintetizarán la serotonina que necesitamos, no es más que un 5%, parece poco pero hay que pensar que al cerebro nos llega ese 5% en forma en forma de triptófano.

         Como siempre es una teoría basada en la afectación del estudio del glifosato sobre las abejas y el resto de estudios y rutas metabólicas que son necesarias para nuestro cuerpo. Si el glifosato consigue que algunos cultivos, bacterias y hongos no sinteticen triptófano será un problema para nosotros pero si, además, ingerimos glifosato a través de la comida también perderemos bacterias que no generarán sus aminoácidos y las iremos perdiendo, independientemente que es probable que gran parte de estos aminoácidos generados por bacterias sean reabsorbidos rápidamente por nuestro intestino o sean utilizadas por otras bacterias para otros menesteres. Veamos cual.

         No tengo noticia de que este fenómeno que describo se haya estudiado, pero sí conozco algunos estudios in vitro (en laboratorio en células humanas) en las que, al parecer, el glifosato no produce daño ya que, como dije al principio, la ruta del ácido shiquímico no es propia de los animales pero sí de nuestras bacterias por lo que se debería estudiar el daño indirecto, al igual que el estudio realizado en las abejas.

         En el intestino delgado disponemos de un tejido especial y esencial para el sistema inmunitario llamado tejido linfoide asociado al intestino lugar donde las células del organismo interactúan con las bacterias y las células inmunitarias (Capítulo V. Nuestro intestino ¿un órgano inmunitario?; Una Teoría Atrevida) y ahí se produce un curioso fenómeno, identificar a: YO, MI OTRO YO y a MI NO YO.

         Este tejido forma parte esencial del Sistema Inmunitario y es donde la comunicación entre células inmunitarias y bacterias residentes se produce. De aquí parten las señales que nuestro intestino transmite, vía nervio vago, al cerebro. Uno de los momentos fundamentales de esta interacción es señalar las tres partes de lo dicho anteriormente: “Yo, Mi otro Yo y Mi no Yo”, de manera que todo el cuerpo actúe y procese según dicha señalización. “Yo” es lo que vemos en el espejo al mirarnos, más o menos, “Mi otro Yo” es el microbioma y “Mi no Yo” es la comida a la que hay que procesar y convertir en moléculas asimilables al igual que se lleva realizando más de mil quinientos millones de años, los humanos no hemos inventado nada, todo es pura y mera herencia de nuestros antepasados que antes vivían en árboles, mucho antes nos movíamos en el mar y al principio éramos simples organismos anclados a las rocas de ese mar primigenio en el que se desarrollaron las plantas y los animales.

         El mecanismo se está estudiando ya que todo esto es bastante nuevo para la ciencia pero parece que una bacteria, Lactobacillus reuteri podría reprogramar las células T CD4+ en células T inmunorreguladoras ¿sencillo verdad? no tanto, nos hace falta Triptófano, sin él no se cumple la ecuación y os recuerdo que el glifosato actúa directamente contra la síntesis de triptófano ¿Observáis cómo se cierra el círculo?

         Ya tenemos que las bacterias intestinales generan unos compuestos a partir del triptófano que interactúan directamente con el tejido linfoide asociado al intestino para relatarle lo que es NO YO y nos lo podemos comer. Pero ¿y si señala a Yo como parte comestible a Mi Otro Yo? Que tenemos el cacao servido y un ataque inmunológico contra alguna parte de nuestro propio YO y me hago la siguiente pregunta ¿existen los ataques autoinmunes?

         Veamos ahora cómo podemos enlazar el glifosato con una enfermedad concreta.

         Autismo: el glifosato tiene una serie de efectos biológicos conocidos que se alinean con las patologías asociadas con el autismo. Uno de estos es la disbiosis intestinal observada en los niños autistas y la toxicidad del glifosato a las bacterias beneficiosas que suprimen a las patógenas. Además, la capacidad de glifosato para promover la acumulación de aluminio en el cerebro puede hacer que este veneno sea la principal causa de autismo en el mundo.

         No estoy de acuerdo al 100% con el planteamiento inicial pues el autismo es una enfermedad conocida de muy antiguo y no existía glifosato…

Esto continuará.

Eduardo Casasnovas Susanna,

Palma de Mallorca, 5 de Noviembre de 2018. 18:40

Referencias:

Glyphosate perturbs the gut microbiota of honey bees

Erick V. S. Motta, Kasie Raymann, and Nancy A. Moran PNAS published ahead of print September 24, 2018 https://doi.org/10.1073/pnas.1803880115

Los microbios del intestino estimulan la producción de serotonina

 septiembre 21, 2015  Linda Cassis Metabolismo sináptico,  Neurotransmisores  celebroinhibitory neurotransmission,

https: www.redaccionmedica.comFaparato-digestivo-microbiota-intestinal-posible-factor-de-riesgo-de-diabetes-tipo-1-

Papel de la serotonina periférica en la secreción de insulina y la homeostasis de la glucosa

Luis Rodrigo Cataldo1,2a, Víctor Antonio Cortés1, José Eduardo Galgani1,3b, Pablo Roberto Olmos1 y José Luis Santos1c

Cervantes-Barragan L, Chai JN, Tianero MD, DiLuccia B, Ahern PP, Merriman J, Cortez VS, Caparon MG, Donia MS, Gilfillan S, Cella M, Gordon JI, Hsieh C-S, Colonna M. Lactobacillus reuteri induces gut intraepithelial CD4 CD8 alpha alpha T cellsScience. 2017 ; 357 (6353) : 806-810. doi : 10.1126/science.aah5825.

El triptófano y una bacteria de la microbiota intestinal podrían colaborar para frenar la inflamación

10 enfermedades provocadas por el glifosato; http://www.ecoticias.com

ESPECIALIDADES > Psiquiatría REDACCIÓN Martes, 16 de octubre de 2018

Hallan la relación entre el dentífrico en embarazadas y los niños con TDAH

https://www.20minutos.es/noticia/3476750/0/cardiologos-acusan-dentistas-abusar-antibioticos/?fbclid=IwAR1hQ-

https://www.ecoportal.net/temas-especiales/salud/cientificos-declaran-oficialmente-el-fluoruro-fluor-como-una-neurotoxina/

         NUESTROS DOLORES, NUESTROS PROBLEMAS Y QUÉ DICE LA  MEDICINA

         Por Eduardo Casasnovas Susanna

         1ª Parte;

         Sobre Sensibilidad Química Múltiple, Fatiga Crónica, Fibromialgia, Electrohiper sensibilidad, Fibroniebla, Parkinson, Alzheimer, Caries, Psoriasis y otras 100 enfermedades similares que nos rodean como las Esclerosis, Migrañas o Reumatismos.

      

         Algunos de vosotros pensaréis que nuestras enfermedades no se investigan con la suficiente intensidad, incluso que ni siquiera se investigan o, para mayor inri, que no se quieren ni desean investigar pues son enfermedades psicosomáticas, psiquiátricas o inducidas por otros motivos, tan variados, que es imposible llegar a un consenso o acuerdo científico y es preferible vender medicación porque es mucho más rentable. Bien, un poco de acuerdo, es nuestra impotencia frente a los nulos resultados sobre nuestras enfermedades y que parece que no se haga nada o casi nada.

         Os he presentado diversos escritos en los que difiero de esta manera de pensar, seguramente por tener conocimientos científicos y por padecer las enfermedades que algunos médicos transmutan de un padecimiento físico real a otro psicológico y es cierto que ellas, nuestras enfermedades, nos afectan psicológica y psiquiátricamente, de una manera neurológica y nos desmontan nuestras defensas mentales e inmunológicas. Quizás pudiéramos achacar un error a esta línea de investigación sin embargo es cierto que se van abriendo nuevos caminos.

         A mucha gente debo decirle, con el mayor cariño posible, que están equivocados, también el único equivocado pudiera ser yo ya que a veces lo que desconoces parece que no existe. Es la definición y separación entre ciencia y pseudociencia. Es la manera de pensar de todos aquellos que quemaban a los investigadores adelantados de su tiempo cuando decían que la tierra se mueve, “E pur si muove” (Galileo) y para finalizar sobre intransigencias científicas como  la de la circulación menor de la sangre de Don Miguel Servet y lo que dijo antes de ser quemado vivo: “…ninguna autoridad eclesiástica o civil tiene derecho a imponer sus creencias ni a limitar la libertad de cada uno a tener y exponer las propias” (escrito 500 años antes de que se convirtiera en el artículo 16 de nuestra Constitución Española). Fue tristemente quemado vivo por Juan Calvino, el padre de los protestantes que tanta libertad predicó como hace demasiada gente para los que esa libertad es la suya, nada más que la suya y la de los demás, la mía incluida, no la entendemos, no la tenemos o somos ignorantes sobre lo que significa dicha palabra. A mí me motiva la curiosidad para investigar, proceder a interpretar y escribir nuevas teorías. ¿Alguien quiere quemarme en la hoguera?

         Hoy podría gritar alto y claro que parte de la medicina está “quemando vivos” a los que defendemos ciertos recursos universales, baratos, al alcance de casi todo ser humano y que no suelen tener efectos secundarios; por desgracia para la parte económica de la medicina no interesa que se conozcan o transfieran y hay que perseguir a sus “conocedores y transmisores” como transgresores de la medicina oficial, la única que existe como si fuera una religión monoteísta y no debe haber otra pues los beneficios no están comprobados o ¿son los beneficios económicos de las farmacéuticas los que se ven afectados? Y claro, hay que defender dichos beneficios tal cual se hacía en el Medioevo como el diezmo a los obispos. También es cierto que se cometen muchos desmanes con las pseudociencias, pero creo que puede y debe haber un consenso entre la ciencia y el saber popular, la Etnobotánica es un claro ejemplo.

         Voy a plantificar algunos datos actuales por si quieren ser discutidos, rectificados o modificados.

         Quinolonas (o fluoroquinolonas) son una serie de medicamentos que se utilizan como  antibióticos. Son un grupo conocidos como ácido: nalidíxico, ciprofloxacino, ofloxacino, moxifloxacino y el levofloxacino, todos ellos utilizados contra microorganismos resistentes a los antibióticos, especialmente bacterias gram negativas como Neisseria gonorrhoeae, Neisseria meningitidis, Moraxella catarrhalis, Haemophilus influenzae, Klebsiella pneumonia, Legionella pneumophila, Pseudomonas aeruginosa, Esclherichia coli, Proteus mirabilis, Enterobacter cloacae, Serratia marcescens, Helicobacter pylori, Salmonella enteriditis, Salmonella typhi, Acitenobacter baumannii o Chlamidia trachomatis entre otras.

         Las quinolonas son un preparado industrial sintético, es decir, no existe  ningún organismo en la naturaleza que genere este compuesto, como metabolito secundario, por lo cual son desconocidos para nuestro cuerpo que reaccionará de manera excesiva y violenta en muchos casos. Según expliqué en mi libro (Una Teoría Atrevida: http://eljardindeloscuriosos.com/?a=libro&id=702&tag=una-teoria-atrevida. Y http://www.casadellibro.com/ebook-una-teoria-atrevida-ebook/9788416681686/3020325) todos los animales nos acostumbramos a una gama completa de metabolitos secundarios generados por lo que hoy conocemos como microbioma, biota o la antigua flora bacteriana. Hace ya 1.500 millones de años que estos microorganismos empezaron a diseñar nuestro Sistema Inmunitario en base a un comensalismo y a la necesidad de mantener vivos nuestros organismos; somos su casa y ellos inician la interacción con el mismo Sistema Inmunitario inmaduro al cual regulan, complementan, ayudan e incluso lo ponen en marcha cuando nacemos gracias a la infección en el canal del parto que nos producen nuestras madres al nacer.

         Un claro ejemplo de lo que digo es la diarrea del viajero que se produce cuando vas a un país extranjero en donde la comida difiere de la tuya. Eso produce una descomposición que suele durar dos a tres días, nada anormal. Lo anormal es que te receten antibióticos para cortar dicha diarrea cuando no es más que un proceso adaptativo de tu intestino a las nuevas bacterias que quieren instalarse en él para digerir los nuevos alimentos. El viajero llega a adaptar dichas bacterias a su intestino de forma y manera que la diarrea desaparece y también es curioso que un viajero, que vaya a menudo al mismo país extranjero, acaba adoptando dichas bacterias de manera que no vuelve a padecer la problemática diarrea del viajero.

         Por todo ello decidí llamar Órgano Inmunitario, por primera vez en el mundo científico, a todo este conjunto de seres vivos (Pág. 123 de Una Teoría Atrevida), a nuestro Bioma, junto a las moléculas que interfieren en el nervio vago y a todo nuestro Sistema Inmunitario Interno. Por lo que nuestro microbioma actúa como un Sistema Inmunitario Externo, ya que realmente no está propiamente dentro de nosotros, es una cuestión semántica, al estar en un tubo que tiene entrada y salida al exterior, la boca y el ano y toda la alimentación, buena o no, circula por él y las bacterias que se encargan de digerirla. Es por tanto una incongruencia que no le dediquemos los conocimientos que se merecen ni el estatuto de Órgano Inmunitario por ser una suerte de comensales a los que desconocemos científicamente. Un absurdo científico que hoy empieza a corregirse de una manera lenta y excesivamente individualista cuando, precisamente, este microbioma podría ayudarnos a no enfermar y mejorar muchas enfermedades hoy incurables para la medicina actual. Son alrededor de 100 pero tienes 20 en la página 153 de “Una Teoría Atrevida”.

         Una vez planteado el principio en que nuestro bioma reacciona ante los elementos extraños, bien sean otras bacterias desconocidas como los patógenos o los mismos virus, bien sean moléculas agresivas como el gluten u otras proteínas, no es de extrañar que nuestro microbioma reaccione violentamente ante las quinolonas, pues no dejan de ser unas moléculas similares a otras químicamente conocidas que le resultan muy agresivas. Las quinolonas llevan una molécula de flúor el cual es un tóxico para todas nuestras bacterias y algunas levaduras, no deja de ser un desinfectante que se añade alegremente al agua potable y a las pastas de dientes ni tampoco deja de ser un tóxico. En principio las aguas fluoradas llevan una cantidad de 1 ppm (una parte por millón) lo cual se considera inocuo y saludable desde el punto vista de la medicina bucodental.

         Sin embargo el flúor produce alteraciones sobre la morfología y bioquímica cerebral afectando al desarrollo neurológico y la toxicidad se puede presentar a partir de 1 ppm tardando años en manifestarse. Ya tenemos un principio, el flúor de las quinolonas podría causarnos algunos de los problemas que se presentan en SQM, SFM, SFC o EHS 10 a 15 años más tarde, además de otros que ya ni menciono ¿ELA quizás, Alzheimer, Parkinson? y un poco más allá ¿podría ser uno de los tóxicos del problema cerebral en el autismo?

         ¿Quién tiene la razón, dentistas, o neurólogos?

         A veces el problema no es la cantidad en sí misma si no la manera en que  actúa en el organismo, bien como pseudohormona, bien como enzima o catalizador provocando que algunas reacciones del organismo tengan un resultado anormal, distinto del habitual, el cual sí puede provocar daño al no disponer, nosotros, de una molécula adecuada y necesaria para eliminar dicho tóxico, se llama transportador, pero claro el flúor se acumula y puede tardar 20 años en presentar desequilibrios, los mismos que se tardan en diagnosticar nuestras enfermedades. Quizás alguno se tire de los pelos pensando que llevo el problema demasiado lejos, podría ser, pero esta es la parte más visible del flúor, sin embargo el flúor puede reaccionar y formar fluoruros que son altamente venenosos y están prohibidos en la mayor parte del mundo ¿queréis ver algo más espeluznante?

         Los fluoruros son bactericidas y acaban con toda la microbiota intestinal, de aquí procederían la enfermedad de Crohn, intestino permeable y otras (SII), probablemente la Fatiga Crónica y la Fibromialgia, ya que además de perder el bioma el fluoruro actúa como una neurotoxina y ya sabemos que en el intestino hay un segundo cerebro con miles de millones de neuronas, estas neuronas enlazan con el cerebro a través del nervio Vago suministrando información y ciertas moléculas necesarias para nuestra vida, véase la serotonina.

         ¿Qué ocurre en estas circunstancias? Pues si el fluoruro mata a los microbios del intestino, tal como hacen los intestinos, inmediatamente el apéndice, esa parte del intestino que no parece servir para nada vierte al intestino su reserva de microorganismos para repoblarlo nuevamente ¿Interesante verdad este mecanismo de autoprotección? He de suponer que es un mecanismo antigua para cuando los primeros homininos tenían diarreas o similares por beber aguas contaminadas o carnes putrefactas. Pero hay más, otro dato que hay que constatar, pero que de momento resulta muy interesante para la ciencia. Se trata que en el apéndice también hay proteínas mal plegadas, alfa-sinucleínas, que serán vertidas al intestino y, suponiendo que el bioma no se ha recuperado y permite el paso de proteínas por tener el intestino permeable, estas proteínas mal plegadas pueden llegar al cerebro y empezar un Parkinson o una demencia de Lewy.

         Hallan la relación entre el dentífrico en embarazadas y los niños con TDAH

Un estudio vincula los niveles altos de fluoruro en la orina de las madres con síntomas del trastorno en sus hijos. El proyecto se llama: 'Exposición a la Vida Temprana en México a Tóxicos Ambientales'.

         Sigo copiando: "La exposición prenatal al fluoruro se asoció más fuertemente con conductas de falta de atención y problemas cognitivos, pero no con hiperactividad".

         Las quinolonas o fluoroquinolonas actúan directamente sobre el ADN de las mitocondrias, ese poquito ADN sobre el que tienen todavía dominio, de las bacterias Gram-negativas y, con las nuevas quinolonas de tercera y cuarta generación, ya incluimos a las bacterias Gram-positivas. Actúan de manera que la réplica de las proteínas propias de la bacteria no son factibles por lo que el microorganismo muere gracias a las funciones químicas de los radicales “carbonilo, carboxilo y flúor”. Como veis el flúor aparece como tóxico. Pero la función “carboxilo” es crear sales de iones metálicos y, aquí ya entramos de lleno en “Una Teoría Atrevida”, debido a que estas sales que precipitan y son insolubles en su gran mayoría por lo que eliminarlas es muy difícil, de ahí que su acumulación a lo largo del tiempo es lo que nos lleva a una enfermedad, a cualquiera de ellas. Una de estas sales es la de calcio y otra la de hierro (Capítulo IX. Reacciones de Fenton y la de los pantanos; y hormonas; desde la Pág. 198 en adelante). Si, como pienso y expuse, estas sales precipitan y dejamos de tener algunas de las propiedades de la propia célula, como es la defensa frente a los campos magnéticos ya que no generamos magnetita al precipitar el calcio y el hierro de manera distinta a como lo necesitamos ¿Es el principio de la Electrohipersensibilidad? probablemente.

         Pero el calcio es sumamente vital para el ritmo del corazón ¿arritmias? Y para el envío de señales a través de los nervios al cerebro ¿fibromialgia? Y para la obtención del ATP por parte de la Mitocondria ¿fatiga crónica? Para no alargarme mucho: el fluoruro está directamente relacionado con el cáncer.

         Sobre Sensibilidad Química Múltiple, Fatiga Crónica, Fibromialgia, Electrohiper sensibilidad, Fibroniebla, Parkinson, Alzheimer, Caries, Psoriasis y otras 100 enfermedades similares que nos rodean como las Esclerosis, Migrañas o Reumatismos.

         Pero es que otras interacciones las realiza con el magnesio y el aluminio, elementos utilizados como antiácidos además de interferir en alimentos como los derivados lácteos ¿Vais viendo la relación? sorprendente, vamos un poco más allá.

         El Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia (PRAC), dependiente de la Agencia Europea del Medicamentos (EMA), después de hacer una revisión sobre los efectos secundarios “incapacitantes y potencialmente duraderos” notificados en relación a este producto decide la restricción de estos compuestos ¿por qué? pues porque parece que los neurólogos tienen más razón que los dentistas. Y detrás pongo a los cardiólogos.

         Os copio literalmente (Restricción europea a un tipo de antibiótico por efectos "incapacitantes". REDACCIÓN Viernes, 05 de octubre de 2018, a las 17:10 EMPRESAS > Industria:

         “Los pacientes tratados con fluoroquinolona o quinolona han sufrido efectos secundarios incapacitantes y de larga duración, principalmente en músculos, huesos, tendones y sistema nervioso.
En vista de los resultados obtenidos el PRAC ha determinado establecer cinco restricciones de uso para la fluoroquinolona, que dejará de usarse en infecciones leves, diarrea del viajero o infección urinaria y como tratamiento a sus propios efectos secundarios. Además pide un uso con precaución en varios grupos de pacientes entre los que se encuentran los ancianos o trasplantados.
El PRAC también recomendó que los profesionales de la salud aconsejen a los pacientes que interrumpan el tratamiento con un antibiótico de fluoroquinolona ante la primera señal de un efecto secundario que involucre músculos, tendones o huesos (como tendón inflamado o desgarrado, dolor o debilidad muscular, y dolor o inflamación de las articulaciones) o el sistema nervioso (como sentir pinchazos y agujas, cansancio, depresión, confusión, pensamientos suicidas, trastornos del sueño, problemas de visión y audición, y alteración del gusto y el olfato).”

         Diría que aquí se describen la Fibromialgia, la Fatiga Crónica y/o la Sensibilidad Química Múltiple y varios síntomas muy precisos que padecemos. Muy probablemente no siempre será por culpa de las quinolonas, no las hemos tomado todos los enfermos, pero están dando un fiel reflejo de casi todos nuestros síntomas, síntomas que luego intentaré explicaros y si son tan iguales quiere decir que el camino utilizado por las quinolonas, la ruta utilizada por el flúor u otro agente, es la misma y por tanto cabe la posibilidad de estudiar cómo y por qué coinciden. No es una mera casualidad ya que existen reacciones que se han conservado durante más de mil millones de años y son comunes a plantas, bacterias, hongos y animales, y tú y yo somos animales a todos los efectos.

         También creo que algunos de nuestros síntomas son algo más que una simple patología ¿Se están escondiendo nuestras enfermedades? Pregunto ¿hay más “quinolonas” escondidas por ahí, como el “Glifosato”? (Ver la 2ª parte). Pues parece que sí. Los médicos del intestino acaban de lanzar una alarma sobre la intolerancia de la gente a la actual alimentación humana, nada más y nada menos que el 58%, más de la mitad de la población. Si a ellos nos sumáramos nosotros, los enfermos no clasificados, invisibles, psiquiátricos y algunos más, probablemente ese tanto por ciento subiría al 65%, mejor no pensarlo. (Tendrá artículo aparte).

         Las quinolonas también actúan sobre las mitocondrias humanas, al fin y al cabo una mitocondria es casi la misma para todos incluidas las plantas y, la curiosidad, es que las mitocondrias son bacterias; las quinolonas atraviesan las paredes celulares a través unas “porinas”, entran en la mitocondria y ya tenemos el daño provocado ¿Existen otros productos que puedan causar el mismo daño? esto ya es parte de una investigación más amplia pero creo que es la línea a seguir. Estas quinolonas y el daño que confieren a las bacterias se lo producen a todas las bacterias, incluidas las de nuestro microbioma, a sus mitocondrias y a las de nuestras células. Es por tanto muy factible que el daño deje serios problemas como el intestino irritable, el permeable, Crohn y algunas otras enfermedades como colitis. Por tanto infiero que el daño provocado por “algo”, véase patógeno o un metabolito suyo, es similar al producido por las quinolonas y de manera semejante, aunque los principios activos que causan el daño sean distintos, un flúor o un metabolito secundario, abren la puerta a la especulación científica y el estudio de este camino.

         Como casi todos sabéis una de las fórmulas que se nos suelen recomendar es la coenzima Q10. Yo la probé y nunca noté mejoría absolutamente de nada, sin embargo no quiere decir que no tengamos daño en las mitocondrias, pero ¿en las nuestras o en la de las bacterias del microbioma? ¿Por qué esta idea? Sencillamente por la falta de motilidad intestinal, por las grandes dificultades en las digestiones, dolorosas, lentas y con excesivos gases. El daño en el microbioma es innegable y la cantidad de mitocondrias por bacteria es algo heredable, por tanto la posibilidad de que uno de los daños radique ahí es científicamente correcta. Lo que ya no tengo tan claro es si es o no cuantificable ¿podríamos comparar la actividad del microbioma de un enfermo con el de una persona sana?

         También me llama poderosamente la atención los problemas relacionados con la serotonina ¿acaso tenemos problemas con el triptófano? ¿no tenemos la suficiente serotonina y de ahí no dormir, la baja motilidad intestinal y otros problemas? Me pregunto si esta falta de serotonina es real o no. Podría ser que los receptores serotoninérgicos del nervio vago estuvieran inutilizados o bien que las bacterias encargadas de generar el primer 5% de la serotonina no lo realicen, ello podría generar una cascada negativa en todo el intestino.

         Es mi propuesta.

NUESTROS DOLORES, NUESTROS PROBLEMAS Y QUÉ DICE LA  MEDICINA (2ª Parte) ya escrita pendiente de publicación, no os la perdáis.

El libro: Una Teoría Atrevida: http://eljardindeloscuriosos.com/….
LIBRO DIGITAL: http://www.casadellibro.com/ebook-una-teoria-atre…/…/3020325
https://www.elcorteingles.es/…/tagus-9788416681686-una-teo…/

 

                            TIRANDO DEL HILO

         Hola nuevamente, voy a intentar llevaros durante lo que dura un viaje en la montaña rusa por otro viaje más alucinante, si cabe; en parte es vuestra propia salud, la de vuestros familiares cercanos o también, quizás, vuestro propio destino.

         Empiezo por las cremas solares tan necesarias, publicitadas, recomendadas y vendidas por todos los estamentos oficiales y, Eduardo como tonto contra todos, va a rebatir lo que dice la ciencia. Pues sí, lo importante es si la ciencia lo dice y lo sostiene o solo son los telediarios, los anunciantes y la ciencia que vende, que haberla hayla como las meigas. Me fío más de toda página electrónica que no vende que de la que lo hace.

         Empecemos por las cosas sencillas y elementales. Los rayos UV tienen tres divisiones: UV-B y UV-C que inciden en el cuerpo y nos cambian y destruyen el ADN. El tercero es el UV-A que actúa sobre una molécula de vitamina B9, un tetrahidrofolato, que se activa con esos rayos UV-A, reparando simultáneamente el ADN destruido o dañado. Por tanto no te pongas protector porque si la B9 no recibe su luz no actúa. Cáncer de piel.

         Pero con el protector, en teoría, no incide ninguno de los tres tipos de onda. Cierto. No menos cierto que las ondas UV-B y C son más penetrantes que la A, lo cual quiere decir que a medida que la crema solar desaparece penetran antes las ondas dañinas y cancerígenas. Eso sí, se me olvidaba, siempre que tengas suficiente vitamina D, que esa es otra.

         Hay cosas ocultas en las cremas solares que nadie cita, sin embargo si buscas y rebuscas encuentras que se autoriza algo con algún producto que está absolutamente prohibido.

         El primer compuesto al que me voy a referir es el Fenol, (también llamado ácido carbólico, ácido fénico, alcohol fenílico, ácido fenílico, fenilhidróxido, hidrato de fenilo, oxibenceno o hidroxibenceno) (Wikipedia), tiene más nombres tras el que la industria farmacéutica oculta a un depredador. Os cuento.

         El fenol es un compuesto muy importante en la vida de microorganismos, plantas y hongos pero es tóxico y venenoso en animales, como nosotros. Mediante una serie de síntesis se transforma en, aproximadamente, 10.000 compuestos diferentes, muchos de los cuales son imprescindibles como los que dan color a los vegetales, o aquellos que se generan las plantas para defenderse de los hongos. También aparecen en atracción de insectos y en elementos de sostén. Todas las plantas hacen uso de él, muchas bacterias y hongos. Muchos de esos compuestos nos los comemos sin problemas como los terpenos, en los piñones, la vitamina A, carotenoides, esteroles o esteroides. También nos ayudan las plantas con el eugenol, el clavo, eucalipto, citral, mentol o los derivados del cannabis, pero tiene otra parte oculta.

         Cómo utilizamos nosotros el fenol: las medias de nylon, por ejemplo, y otras fibras sintéticas. Punto y aparte ¿Tiene algo que ver con las alergias a la ropa por parte de personas con enfermedades como la Fatiga Crónica, la Fibromialgia o la Sensibilidad Química Múltiple? ¿Ha tenido problemas al aplicarse alguna crema solar? Picor, granos, rojeces.

         Es un buen bactericida y fungicida a ciertas dosis, lo mismo que desinfectante aunque es irritante y por eso se descartó y queda como antiséptico. De él se obtiene el famoso bisfenol A del que, a su vez, se obtienen otros derivados de resinas y productos como el policarbonato. Es, por tanto un disruptor hormonal. Se utiliza en diferentes productos agroquímicos.

         En la industria farmacéutica se utiliza para la elaboración de la aspirina, sí, la famosa aspirina, los conocidos colutorios desinfectantes que te escuece la boca, por algo será y pastillas para el dolor de garganta que desinfectan pero irritan. Y por supuesto en las cremas solares, como veis está en todas partes. La adrenalina es un derivado secundario del fenol, proviene de la pirocatequina, compuesto natural que no es tóxico.

         El fenol se utilizaba en las inyecciones letales en los campos de concentración nazis.

Efectos característicos del fenol  según  el catálogo de http://wgbis.ces.iisc.ernet.in/:

Seres humanos/mamíferos: Los vapores y líquidos del fenol son tóxicos y pueden ingresar fácilmente al cuerpo por vía cutánea. Los vapores inhalados lesionan las vías respiratorias y el pulmón. El contacto del líquido con la piel y los ojos produce severas quemaduras (el fenol es un poderoso tóxico protoplasmático). La exposición prolongada paraliza el sistema nervioso central y produce lesiones renales y pulmonares. La parálisis puede desembocar en la muerte. Los síntomas que acompañan la afección son cefalalgias, zumbido en los oídos, mareos, trastornos gastrointestinales, obnubilación, colapso, intoxicación, pérdida del conocimiento, respiración irregular, paro respiratorio (apnea), paro cardíaco y, en algunos casos, convulsiones. Según HORN (1989), el fenol ejerce efectos teratógenos y cancerígenos. Según el ensayo Ames, el fenol carece de potencial mutagénicos.

         Y no hice más que empezar con un producto de una crema solar protectora y beneficiosa según se anuncia cada minuto; ya estoy en vuestra garganta sin haberos tragado la crema, por supuesto. Curioso porque el fenol se absorbe a nivel de la piel en segundos pasando al torrente sanguíneo. Ya sabéis las personas que os dais crema, dale que te pego. ¡Ah! ¿Es que no podemos tomar el sol? Pues sí o pues no, va depender de vuestra piel si está o no acostumbrada a él y el hombre otro tanto de lo mismo. No es normal un pescador o un agricultor con cáncer de piel. Los agricultores y pescadores tenemos la piel más dura, se dice así, es más gruesa y se defiende mejor. También tenemos cremas solares naturales a nuestra disposición.

         Cuando la gente llega de vacaciones a la playa y toman el sol algunos padecen quemaduras que en su día pueden derivar en un cáncer, especialmente nórdicos, ingleses y alemanes incluidos, que llegan a la playa y salen tal cual langostas. Somos inconscientes y creemos que la industria farmacéutica nos va a salvar la piel, nunca mejor dicho, pero no es así.

 

         Nosotros no tenemos la posibilidad de degradar el fenol, en sí es un veneno destructivo y corrosivo para nuestras células, pero si se junta con agua clorada aumenta su citotoxicidad y permeabilidad celular. Esto  ocurre todos los días en las piscinas en las que se utilizan cremas solares. Todos los días en las piscinas ocurren mareos, picores, dolores de cabeza y, siempre, es por haber tomado demasiado el sol. Muy curioso.

Veamos qué nos dice el ATSDR en Español:

Se han encontrado niveles bajos de fenol en algunos alimentos tales como salchichas ahumadas, vientre de cerdo ahumado, queso de montaña, tocino ahumado, pollo frito, té negro fermentado.

Y yo pregunto ¿y en el salmón ahumado no se ha encontrado? Porque el fenol está en todos los humos, especialmente los de madera. Veamos qué dicen los noruegos al respecto con su segunda industria más importante del país:

Institución: Nofima e Norwegian Institute of Food, Fisheries and Aquaculture Research, Noruega. Fuente: Food Control 54 (2015) 360-373 URL: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0956713515001073

El efecto bacteriostático del humo se debe principalmente a los fenoles. Las temperaturas aplicadas para el ahumado en frío (20-30 °C) no matan la microflora.

La manera principal a través de la cual usted puede exponerse al fenol es respirando aire que lo contiene. Descargas de fenol al aire ocurren desde:

  • industrias que usan o manufacturan fenol
  • el tubo de escape de automóviles
  • humo de cigarrillo, y combustión de madera.
  • Contacto con la piel puede ocurrir a través del uso de desinfectantes y ungüentos que contienen fenol.
  • Ingestión puede ocurrir a través del uso de productos que contienen fenol tales como pastillas o aerosoles para la garganta.

 El fenol es un componente del humo de tabaco.

          No hay ninguna evidencia que indique que la exposición al fenol produce cáncer en seres humanos. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) y la EPA han determinado que el fenol no es clasificable en cuanto carcinogenicidad en seres humanos.

         Este párrafo contrasta con el anterior ¿a quién hacemos caso? Creo que deberíamos entender esta pequeña diferencia (http://wgbis.ces.iisc.ernet.in/): Los fenoles sintéticos se degradan con menos facilidad, puesto que muchos de ellos son tóxicos para los microorganismos. Su toxicidad se incrementa con el número de átomos de cloro o de nitrógenos hayan sido incorporados a los fenoles. Por lo tanto, el  pentaclorofenol es el más tóxico de los clorofenoles.

         Es muy posible que el fenol de origen natural no sea cancerígeno, pero es muy probable que los fenoles artificiales sean mutagénicos. Estos fenoles son también disruptores hormonales a unas dosis muy bajas puesto que su metabolización por los mamíferos es muy lenta, tarda días, por lo tanto tiene un efecto acumulativo cada día que usted va a la playa y se protege del sol.

         Finalmente y como curiosidad les diré que estos fenoles se mezclan ávidamente con el cloro del agua formando compuestos fenilclorados, muy solubles y citotóxicos por su facilidad para atravesar membranas celulares   

                   Palma,  16 de Noviembre de 2016

         Eduardo Casasnovas Susanna, El Cultivador de lechugas.

 

UNA TEORÍA ATREVIDA.

 

EDUARDO CASASNOVAS SUSANNA.

 

LIBRO EN PAPEL Y DIGITAL: http://eljardindeloscuriosos.com/?a=libro&id=702&tag=una-teoria-atrevida.

 

LOS TOXICOS (II parte)

         Hablamos de las cremas, las cervezas y hasta de los geles lubricantes, un descaro por mi parte ¿No era en “Un Tango en París” donde se utiliza mantequilla? Marlon Brando y la preciosa María Schneider. No intentéis pensar que lo inventasteis todo jovencitos, ni siquiera los condones de los que nos quedan algunos ejemplos de la época egipcia. Por supuesto no se conocía el sabor a piña o a cítricos ni producían calor, pero tampoco llevaban productos tóxicos como el “sabor” o el calor.

         ¿Quién tiene el suficiente recuerdo de aquellas galletas María que cuando se mojaban no se rompían? ¡Ah, qué tiempos! Pues la idea era bien sencilla añadir a la masa más gluten, que se había eliminado de otras harinas para hacerlas “más sanas”. Este gluten generó muchos desperfectos, no sólo de celiaquía, también Alzheimer, Parkinson, Fibromialgia, SQM y otras más que se están expandiendo como la pólvora. No es sólo el gluten, hay compaña, larga compaña: antibióticos, harinas, pan, insecticidas, productos de limpieza, saborizantes, conservantes, colorantes o los 580 productos con los que se elabora el tabaco.

         Lo que no comprendo es que se elimine el gluten de ciertos alimentos para que sean más sanos y ese mismo gluten se le añada a otro alimento ¿Para qué? ¿Para que sea más sano o sólo para que sea apetitoso? Esta es la gran diferencia que tenéis que aprender, no comer con los ojos sino con los intestinos que son los que más saben.

         A las galletas, además, se le añadió la grasa trans, en vez de la mantequilla, más cara y con la ventaja de mantenerse sólida a temperatura ambiente, por lo que no se derretía y la galleta no se partía: colesterol, gordura, grasas inamovibles, serios problemas cardíacos. Comer carne sanamente no provoca problemas de corazón. La mantequilla es más sana que la margarina y que cualquier alimento con aceite de palma. Si consumiéramos más mantequilla no existiría la crisis de los ganaderos.

         Aclaremos alguna cosa: el cuerpo consume grasa para elaborar energía, para eso tenemos el ciclo de los ácidos tricarboxílicos, ácidos grasos omega 3, omega 6, el Acetil Coenzima A, la respiración de la mitocondria y la respiración con la obtención de ATP. Este ciclo se realiza en presencia de oxígeno.

1º Si no quemáramos ácidos grasos este ciclo no existiría en nuestro organismo.

2º Toda reacción química se paraliza cuando falta uno de sus componentes.

3º Si los israelitas mejoran la Fibro y Fatiga con inyección a presión de oxígeno (cámara hiperbárica) demuestran, como vengo sosteniendo desde hace tres años, que nos falta oxígeno para producir ATP, no coenzima Q10 que en caso de no ser utilizada en el ciclo de Krebs pasa a ser un gran oxidante y agrava nuestros problemas.

4º La glucosa se almacena en forma de grasa que es la que genera el colesterol, además de las grasas trans.

         Pues eliminemos las grasas trans y las sustituimos por aceite de palma, el de mayor consumo en el mundo: galletas, repostería, patatas fritas, el pinta morros y en todo lo que se te ocurra, detergentes, lubricantes. Como dije antes solidifica a temperatura ambiente y se utiliza en las pastas para untar, cacao, margarina, chocolate de repostería, cobertura de tarta de manzana, galletitas de aperitivo, precocinados, aperitivos y cosméticos.

         Este aceite se hace imprescindible por varias razones: ha desplazado a las grasas Trans, hidrogenadas, que se demostraron nefastas para la salud. Pero este aceite tiene un 40 a 50% de ácidos grasos saturados, los que no puede quemar nuestro cuerpo para generar energía. Circulan por las arterias y venas y, en un momento determinado, coagulan adhiriéndose a las paredes del sistema circulatorio donde será atacado por los macrófagos, se formará la célula espumosa, que acabará transformándose en un ateroma, ateroesclerosis, que si se desprende te provocará un incordio del miocardio o del cerebro.

         Yo había empezado por un recuerdo infantil de las galletas María y estoy acabando en la UCI con un cateterismo y con parálisis en medio cuerpo. No he nombrado a los insecticidas intencionadamente porque matan y son tóxicos, de sobra conocido, pero ¿el aceite de palma no mata porque las galletas o el paté y la tarta están buenísimos? Es tan malo que es mucho más sano comer manteca de cerdo y además, todas las vitaminas que dicen que lleva, mentira, se evaporaron en el proceso industrial de refinado.

         Fijaros si es malo este aceite y todo lo que se elabora con él que ningún fabricante lo pone en su etiqueta. Grasas vegetales, ¡Buenas para la salud pensamos! nos dejamos embaucar alegremente, y Pepita engorda a pesar del régimen y le empiezan a doler las articulaciones, llega muy cansada del trabajo y se olvida del lubricante, no le apetece, tiene vaginitis y los dolores son tales que no le compensa.

         Muy probablemente el médico le dirá que tiene estrés, sí, claro que tiene estrés, ya no rinde en el trabajo, no puede con los niños, la casa se le viene encima y el marido está de morros, o peor. Vaya al psiquiatra, dice el de cabecera, que le recetará unas pastillas para tranquilizarse, con cubierta de lactosa por supuesto, otro poquito de gluten y quién sabe qué más. Pero nadie le preguntará ¿Qué come usted? Vaya pregunta más tonta. Eso que tiene es la crisis de los 40.

         Tóqueme usted las piernas.

         Si habéis leído la primera parte os hablé que lo bueno para casi todos puede ser malo para algunos, muy malo sería lo correcto.

         El aceite de palma eleva los niveles de glucosa. Si mi teoría es cierta, “Una Teoría Atrevida”, de ediciones Didot, próxima salida, el aceite de palma puede ser uno de los causantes, otro más, de diabetes tipo II, de Fatiga Crónica, Fibromialgia, SQM y Electrohipersensibilidad, pudiendo ser un factor desencadenante en diversas enfermedades neurodegenerativas. Fijaros si tengo razón que provoca vómitos, dolor de estómago, diarrea o gases.

         Tiene interacciones con la medicación, sube la presión sanguínea pudiendo causar hemorragias. Si tomas sintron ten mucha precaución en comer aquello que contenga aceite de palma. Esto me viene a indicar que el Ministerio de Sanidad debe comunicar al de Agricultura y al de Consumo que publiquen una norma: Es obligatorio publicitar en las etiquetas si el alimento está fabricado con aceite de palma. Es una cuestión de salvar vidas y ahorrar un montón de dinero ¿Leyeron en la primera parte que el 50% de los ingresos en Asturias lo son por hemorragias? Si este aceite de palma produce hemorragias e interacciona con los medicamentos, por el simple hecho del principio de precaución Sanidad y los médicos deberían estar de uñas.

         Como algunas enfermas y amigas me habéis pedido que no me alargue, me quedo aquí y quizás de para una tercera entrega.

         6 de febrero de 2016, Eduardo Casasnovas Susanna. Palma de Mallorca.

Diccionario para la ocasión:

Incordio: infarto.

Tóqueme usted las piernas: no me fastidie (fastidiar se escribe con J).    

 

LOS TÓXICOS (I parte)

 

         Primero definamos qué es un tóxico, un poco al nivel que nos interesa. Podemos definirlo como una sustancia que causa una reacción adversa en un ser vivo. La misma sustancia puede ser tóxica para un grupo de individuos mientras que para otros no y, restringiendo, para una persona sí mientras que para el resto no.

         Para esa persona, o reducido grupo de personas, ese tóxico lo vamos a definir como alérgeno, que causa alergia: es usted alérgico a la aspirina, no tome nunca ¿Es cierto? Entremos en el principio del temario: la aspirina es un tóxico que causa un beneficio a casi todo el mundo ¿mejor? ¿Por qué si causa beneficio es un tóxico? Porque a ciertos niveles es así.

         Estos niveles están más o menos establecidos por la ciencia respectiva, de los medicamentos se encarga farmacología, de los humos Medio Ambiente, de los hidrocarburos las Ciencias Químicas y de los alimentos mucha gente. Quizás demasiada. Y lo que es tóxico para unos no lo es para otros, es más, incluso puede ser saludable.

         Intentaré navegar entre dos aguas para explicaros y que seáis capaces de decidir por vosotros mismos, y ya que estamos empiezo por los medicamentos.

         Como dato os diré que el 50% de los ingresos están relacionados con reacciones adversas a medicamentos (RAM), especialmente hemorragia digestiva. El 40% de las hemorragias digestivas de Asturias están relacionadas con AINEs (Antiinflamatorios No Esteroideos). Dentro de este estudio (L. López Rivas Hospital San Agustín; Avilés) nombra a los polimedicados con los que se debe tener precaución y me llama la atención que cita: Los preparados de herboristería pueden ser causa de reacciones adversas.

         Una vez realizado el planteamiento voy a por lo que me interesa. Un equipo de investigadores hispanomarroquí, al cargo el Dr. Don Evaristo Ballesteros, Universidad de Jaén, Linares, realizó unos análisis en muestras de leche resultando que existen pequeños rastros de medicamentos y hormonas femeninas. No era sólo en vaca, también en cabra y leche humana. No es necesario mencionar el listado, sencillamente decir que las cantidades eran mínimas, tan mínimas que se consideran inocuas.

         En otro artículo sobre los disruptores endocrinos “Determinación simultánea de parabenos,…” de Don Evaristo Ballesteros se dice que los disruptores endocrinos son sustancias químicas, ajenas al organismo, capaces de alterar el equilibrio hormonal. “Se detectan…en casi todas las muestras, pero muy por debajo de los niveles que puedan considerarse perjudiciales para el organismo…”

         Nada que objetar hasta aquí. El trabajo del Dr Ballesteros es impecable incluso le felicito por sus inventos para realizar los análisis conjuntos y en tan poco tiempo, un gran avance. Pero yo voy a retorcer un poco la idea, a llevarla al límite.

         Los parabenos son bactericidas y fungicidas, utilizados en lubricantes sexuales, ATENCIÓN mujeres: esto rompe el equilibrio de la biota vaginal, elimina ciertas bacterias y la omnipresente y defensora Sacharomyces cerevisae lo que puede provocar una vaginitis por candidiasis.

         Esto no es todo, también se utilizan en: cremas hidratantes, el jabón para el afeitado en gel, bronceador, dentífrico, medicamentos, conservante alimentario en derivados cárnicos, verduras, pasteles, refrescos, salsas, repostería, jugos, aderezos, ensaladas, jaleas, con edulcorantes artificiales y hasta en la cerveza.

         Pepita, que así se llama la protagonista, ha decidido mantener relaciones sexuales con…, sois uno pillines, eso da lo mismo, para lo cual se ha puesto su crema sexual y mejorar el coito. Una vez finalizado se va a la ducha con su jabón y aprovecha para afeitarse los sobacos con el gel.

         Sale de la ducha, se toma su medicación diaria, se embadurna con su bronceador y se va a la playa. Toma el sol y al rato, para no abusar, se mete en la sombrilla del chiringuito a tomar un par de refrescos para luego poder conducir. De tapa le ponen un pastelito relleno de carne, una empanadilla.

         Cuando llega a casa se abre una cerveza, ya no tiene que volver a conducir. Se va a la nevera y coge una ensalada de sobre a la que añade una salsa Cesar (con bien de gluten), de segundo un plato de verduras que saltea y le añade unos aderezos. La comida estuvo bien y decide acabar con un yogur ¿qué le pongo, jalea o edulcorante? Pondré edulcorante, luego quiero comerme ese pastelito que me sobró de ayer.

         Lo que ha hecho Pepita, sin saberlo por supuesto, ha sido envenenarse con parabenos. Lo que os parece una comida sana y un día estupendo está repleto de un tóxico disruptor endocrino. Porque la pregunta es, Dr Ballesteros ¿la suma de estas pequeñas cantidades podría dar lugar a una dosis perjudicial? Todos los que tenemos las enfermedades de SQM, Fatiga Crónica, Fibromialgia o Electrosensibilidad, sabemos que tenemos que huir de este compuesto.

         ¿Puede que Pepita acabe siendo enferma de SQM? Para ello tendríamos que contestar afirmativamente a la pregunta realizada ¿o quizás no?

         Otro estudio, este desde Valencia. Estudio DENAMIC, laboratorio de Neurobiología del Centro de Investigación Príncipe Felipe, dirigido por el Dr. Don Vicente Filipo. “A su juicio, la exposición a este tipo de contaminantes es una "pandemia silenciosa" porque, aunque afecta a millones de niños en todo el mundo, si los niveles de exposición son muy bajos es difícil relacionar estas afecciones con hechos como que la madre haya ingerido mercurio durante la gestación.” Y enlazáis con el primer estudio de las leches.

         El estudio trata sobre los daños cerebrales tanto por insecticidas, metilmercurio (no confundir con mercurio metálico) o los PCBs, ya prohibidos. Y los efectos son sobre el aprendizaje, el desarrollo cognitivo y motor y su contribución a trastornos del desarrollo infantil como el déficit de atención, el autismo y el trastorno de ansiedad.

          Como veis existe una contradicción entre que el daño se da “a niveles muy bajos” o que “no se sobrepasan los límites”. Los límites se están revisando a la baja. Existen más informes en los que se habla de que los disruptores endocrinos pueden actuar a dosis muy pequeñas, muchísimo más pequeñas de los niveles admitidos.

         4 de febrero de 2016, Eduardo Casasnovas Susanna, Palma de Mallorca.

         Como habéis visto es la I Parte, esto continuará, nos interesa mucho.

         

MATERIA ORGÁNICA DE DEPURADORA ¿COMPOST O VENENO?

         Voy a daros un pequeño susto pero que agradeceréis al final de la exposición. Hay que repasar datos, recoger y comparar, pero también tener un poco de imaginación.

         Por ejemplo ¿qué ocurre con los pises y las heces de los enfermos tratados con productos tóxicos? Pues que van a parar a las depuradoras.

         En la depuración ¿se elimina todo este tipo de residuos? La verdad es que no. Todo lo que no sea oxidable o degradable por las bacterias que realizan la digestión permanecerá inalterable.

         Vaya la que se nos presenta. Hubo una época, lejana, un poco después de los filisteos y los cananeos, el siglo pasado, en que los lodos fermentados de las depuradoras eran algo así como veneno, eso no podía ser bueno para las plantas. Sin embargo se distribuyó por el Pla y dio sus frutos, irregulares, es ciertos y se levantó polémica entre si se compraba a la finca que utilizaba los lodos y la que no, que tampoco lo sabías.

         Un poco más cerca de nuestra historia actual, cuando los palestinos atizaban con piedras a los israelíes, con aviones y misiles, las depuradoras eran obligatorias, las famosas EDAR, de las que me tocó dirigir unas cuantas, dirigir en cuanto a obra.

         En 1979 montamos una de las primeras estaciones potabilizadoras de agua salada en España, la primera fue en Canarias, y esta, dirigida por un israelí, no me pregunten su nombre, debió ser la segunda o tercera. Os estoy hablando del Hotel la Mola de Formentera. Se necesitaba agua, los camiones no daban abasto, el pozo tampoco y menos con la previsión de un vecino que se comería, mejor diría, se bebería todo el suministro.

         Pero la gran idea fue mantener el jardín con el riego de la depuradora. Inicialmente fue un riego aéreo y nocturno que no impedía que alguna noche oliera pues el jardín se metía en las habitaciones.

         Ya en la temporada 92/93, creo recordar, montamos el primer riego enterrado por goteo en Europa en todo el jardín adelantándonos 10 años a las primeras legislaciones sobre riego con aguas depuradas. Tengo un ligero recuerdo que la primera legislación al respecto fuera catalana.

         También que en aquella época en el Paseo Marítimo de Palma y en la medianera de la Catedral se regaba con difusores, riego aéreo, a las horas más intempestivas del mundo. Las consecuencias fueron obvias: todos los parabrisas de los coches se mojaban, el viento al borde del mar es inevitable, lo mismo que los resbalones de los coches ante una humedad diaria con los consecuentes golpes de chapa y alguno algo más que sólo chapa.

         Finalmente se cambió, por suerte para vecinos, usuarios y turistas por el sistema de riego enterrado que habíamos instalado en el Hotel La Mola años antes y recuerdo las conversaciones con los técnicos del Ayuntamiento antes de la instalación. Tenían, no voy a decir miedo, pero sí profundo respeto a la calidad manifiestamente mala del agua depurada, no en cuanto a su depuración sino en cuanto a lo no depurable, especialmente fosfatos. Los fosfatos son bactericidas y son bastante útiles para las plantas les tranquilizaba.

         El inicio fue espectacular, las plantas crecían sin abonar, del miedo se pasó a una aquiescencia total. Sin embargo, tanto en mis visitas a la Mola como en los paseos por el parque de la catedral, que existe una tristeza uniforme en las plantas. Las floraciones no son espectaculares como antaño, duran menos y las plantas no recubren todo lo que debieran.

         ¿A qué es debido? Pues efectivamente a que el miedo de los técnicos del ayuntamiento les está dando la razón, pero hoy la lucha es más por el picudo rojo de las palmeras que por la bondad de los jardines cuyo mantenimiento es francamente mejorable. ¿Por qué se poda una adelfa de 3 metros de altura a 50 cm del suelo? La adelfa crea un espectáculo de flor inolvidable para los turistas, al igual que la bouganvillea. Es cierto que con la altura y el tiempo se desparraman.

         Desparramar es un cruce de dos palabras, esparcir que es lo que hace una planta con sus ramas y derramar porque se llegan a caer por su longitud y laxitud especialmente con el peso de sus ingentes cantidades de flores. Pues llegan estos “jardineros” y degüellan a nuestra noble planta ¿Por qué? vuelvo a preguntar al Alcalde, o a los presidentes del Consell Insular y Comunidad Autónoma, demasiada gente para tampoco trabajo. La respuesta es sencilla: por dinero.

         Sí mis queridos lectores, cortar casi por lo sano, a lo bestia e innecesariamente estas plantas rebajándolas a su mínima expresión, significa que durante cinco o siete años la concesionaria no tendrá que volver a podar dichas plantas, menos mano de obra, menos residuos y menos mantenimiento: QUEDA CLARO   señores alcaldes de todos los municipios, Consejos y Autonomías. Y ¿Ustedes pretenden que venga turismo? Incongruentes.

         Pero va un palo también a mis compañeros técnicos, ellos son los que deben denunciar que la poda no es buena, ellos deben saber que una poda mal realizada de un árbol deja secuelas como ramas que se caen y matan a la gente, como ocurrió en Madrid y como acaba de ocurrir en Reus. Mal vamos compañeros porque se os paga para que vigiléis y corregir lo que no se hace bien.

         ¿He de suponer que lo que digo de estos accidentes está ligado al riego? Es una suposición científica no aclarada por no investigada pero ahora y aquí hago la propuesta. ¿Qué ocurre si regamos con agua contaminada por metales pesados, quimioterapia, radioterapia, medicamentos infinitos? ¿Qué ocurre si abonamos con los lodos de las depuradoras?

         Sabéis que no pongo enlaces pero os describo el paisaje desolador de campos de frutales en regiones costeras españolas en los que no queda nada, nada de nada, rien, nacing, desolación y ni una seca y triste mala hierba. Ya os escribí sobre el mercurio y, vosotros tristemente incrédulos, me cortasteis mi crédito intelectual. Hoy os insisto porque existe más mercurio en las depuradoras, sus aguas y lodos que lo que producimos anualmente, mercurio que vertemos en nuestros jardines públicos y privados y luego nos tumbamos en ellos.

         Y por qué no hablamos del Cesio 137 que acaba en el Bario 137 con una vida media de unos 30 años, ¿32,5?, y si os pregunto por el cobalto 60. No alarmemos, las cantidades pueden ser bajas, pero los pises de los irradiados ¿a dónde van? Y las heces de los que toman medicamentos contaminantes. La respuesta es obvia, a los EDAR, sí pero no. Vuelven a la ciudad en forma de agua de riego y en forma de lodo fermentado de depuradora y, con ellos, a las plantas, y las plantas no lo aguantan todo.

         Todo ello es contaminante y quizás habría que analizar las ramas de los árboles, Sr Juez, ya que el Sr Alcalde no lo hará aunque haya matado a un niño, y a un padre que salvó a su hijo y a una mujer cuando una palmera, en el Paseo Marítimo de Palma de Mallorca se desplomó sobre ella.

         Fijaros bien si estos lodos y aguas son contaminantes que los cultivos ecológicos no los pueden utilizar, los tienen prohibidos ¿Nos están envenenando? Podría ser, pero nos está envenenando la ignorancia y la ausencia de gastar el dinero en lo que se debe ¿Tenemos análisis fidedignos de estas aguas? ¿y de sus lodos? ¿Comeríamos peces de piscifactoría criados en ellas? ¿Por qué comemos y compramos salmones de piscifactoría? No creáis que haya mucha diferencia en cuanto a tóxicos.

         Hay colectivos que se quejan de la explosión de enfermedades pero disparan a todas partes sin tino. Vayamos despacio, primero a un patito, luego al siguiente patito, por orden, los patitos de feria como antiguamente.

         En Estados Unidos se ha desatado una polémica por la intención de los lobys en la ayuda legislativa para que se vendan los lodos de las depuradoras fermentados, incluso la EPA, la famosa defensora del consumidor ante las farmacéuticas ha claudicado dada la presión ejercida.

         Por respeto a quien escribió antes que yo, aunque yo lo haya vivido en primera persona durante años como técnico, pongo este enlace:

https://noticiasdeabajo.files.wordpress.com/2012/03/lodos_depuradora2.jpg

         Vosotros mismos.

17 de abril de 2015, Eduardo Casasnovas Susanna

 

 

 

ETOXIQUINA, EL SALMÓN NORUEGO, LA PLAYA DE PALMA Y LA PESCADILLA. 

         La etoxiquina es un compuesto utilizado para evitar el enranciamiento de las grasas animales en la industria alimentaria animal. Esto genera un grave problema, este compuesto artificial se incorpora a las grasas animales y no se elimina por lo que pasa directamente a la cadena alimentaria, o sea a ti y a mí.

         A lo largo de todos los artículos que podéis encontrar veréis que esta sustancia está prohibido su uso directo en la alimentación humana y que, en teoría, no debería entrar en la cadena alimentaria, pero lo hace porque la etoxiquina no está considerada medicamento veterinario y por tanto no tiene LMRs, límite máximo residual, que es lo que dicen las normativas de la EFSA con respecto a cualquier producto, pero este no ha sido estudiado todavía, aunque ellos dicen que no ha podido ser determinado todavía por lo que estamos en un albur.

         A mí lo que me preocupa es que nuestras autoridades sanitarias cobran cada mes, conocen el problema de la etoxiquina y no he visto ni oído que se realicen exámenes al salmón y bacalao de importación que según un laboratorio suizo de referencia en alimentación estos animales llegan a tener hasta 1.000 microgramos por Kg de peso, cuando lo autorizado por la EFSA en cuanto a la etoxiquina es 20 veces menor: hasta 0,050 gr/Kg. También se han encontrado residuos de etoxiquina en salmón chileno congelado. 

         Eso sí, está en estudio buscar el límite según su página web. Mientras tanto los laboratorios noruegos dejan sin trabajo a sus investigadores que nos han advertido de este peligro como Victoria Bohne. O la Dra Claudette Bethune (Producción noruega de salmón de piscifactoría es motivo de preocupación mundial - 31 de mayo 2006) cuando estuvo en el NIFES noruego. Nos advirtió del peligro del Cadmio y de que los análisis realizados no eran los correctos ya que el Cd, el cadmio no el disco, se acumula en el músculo. De hecho las autoridades rusas prohibieron la importación de salmón noruego y de sus “socios” por la alta contaminación de Cadmio, 3,7 veces más y el Plomo sólo 18 veces más.

         La contaminación por plomo ¿será para que pese más y ganar más dinero? digo yo si no para qué este tipo de contaminación.

         En Noruega había una ministra que tenía o tiene acciones en el negocio de las piscifactorías y en los piensos para peces, Chile, Canadá, Escocia, Noruega, y se encargaba de las negociaciones. Su nombre y empresas, tanto por ciento de acciones salió en Documentos TV junto a los familiares accionistas. El salmón es la segunda industria en ingresos de Noruega después del petróleo. Vuelvo a realizar la misma pregunta que en otros sitios: ¿Por todo este negocio Noruega no quiere entrar en la Unión Europea?

         En este mundo de locos, empezando por los que mandan, en vez de tener el principio de precaución y demostrar que un producto no es dañino lo introducimos en la cadena y luego, a la vista de las enfermedades creadas, estudiamos si es o no dañino, o cancerígeno o disruptor hormonal como puede ser el caso de la etoxiquina. 

         Porque, señores que gobiernan, a muchos de nosotros nos han mandado a un infierno de dolor por ignorancia con respecto a los productos alimentarios que son vendidos con autorización administrativa y, muy probablemente, nunca se la debieron dar. Pero eso sí, hasta que ustedes no lo deciden nuestras enfermedades no existen y somos calificados de locos por todo el estamento sanitario.

         Si quisieran ahorrar dinero una de las mejores maneras es evitar que la gente enferme, evitarían bajas, tratamientos, visitas médicas, medicamentos y un montón de trabajo de muchos funcionarios que no tendrían por qué hacerlos. Caso más claro: las vacunaciones de la gripe ¿cuánto dinero se ahorra de mayores o crónicos que no ingresamos en hospitales? Llevan ustedes una política errática señores políticos, para unas cosas sí pero para otras no, como la hepatitis C.

         Hemos comido un salmón de piscifactoría, de Noruega, de Escocia, Islas Feroes o Canadá, que fue alimentado con piensos que contienen etoxiquina para que las grasas no se echen a perder y la grasa de ese salmón no sepa mal. Como la etoxiquina se une a las grasas pueden pasar dos cosas: la primera es que se rompa la unión en la digestión y el tóxico pase a sangre directamente y que circule por nuestro organismo hasta llegar al cerebro. Sí, por desgracia esta etoxiquina se salta la barrera hematoencefálica y penetra para quedarse.

         La segunda posibilidad es que no se rompa la unión de la grasa con la molécula y pase a formar parte de nuestro almacén, pero el día en que necesitemos grasa liberaremos la etoxiquina y volveremos al punto anterior, se liberará una molécula de etoxiquina, circulará por la sangre y se quedará en el cerebro.

         Esta molécula es cancerígena y ya Francia aconseja no comer Salmón o atún más de dos veces al mes, no a la semana no, al mes, y mejor comer pescados pequeños y que no sean de piscifactoría donde son alimentados con piensos fabricados con etoxiquina, cadmio, plomo o mercurio además de ser gaseados y regados con diferentes insecticidas. En fin una delicia.

         Pero ahora voy a contaros qué se hace con los restos de salmón, bacalao, abadejo y algún otro elemento de piscifactoría con el que se hacen filetes, el famoso filete de bacalao de toda la vida. Los restos son llevados a fábricas donde se realiza una separación de las pieles del resto de espinazo y carne adherida. La piel se utiliza en cosmética y los que no utilizamos cosméticos por nuestras enfermedades una porquería menos que nos ponemos en la cara.

         El espinazo y esa carne pasa a un hervido y luego a la molienda obteniéndose una pasta de lo más “exquisita y atractiva” que se desecará parcialmente, se congelará y utilizará para, por ejemplo: Paté de salmón, croquetas de bacalao, las gulas y cualquier otro plato cocinado o precocinado de pescado que veáis en los congeladores del súper.

         Como decía se están realizando estudios sobre su toxicidad, en peras porque es utilizada como fungicida, en animales de compañía y en personas que consumen salmón noruego con las altas concentraciones de etoxiquina. Os digo en serio que yo no recuerdo tanto cáncer en los animales de compañía como últimamente.

         Mi consejo en este caso es no comer estos salmones ni pescados de piscifactoría ya que no son sanos, incluso sólo por la grasa que tienen. Un pez salvaje suele tener una cantidad de grasa entre el 7% y el 10 %, los peces de piscifactoría están entre el 15% y el 34% y esa grasa engorda porque no eres capaz de consumirla, la almacenas en los michelines y cuando vas a correr para sentirte más sano, según las autoridades sanitarias, quemando grasas resulta que liberas todas las porquerías almacenadas en dichas grasas: etoxiquina, plomo, mercurio, cadmio, insecticidas, antibióticos, gluconato de cobre, dioxinas, dialdrina o aldrina todo ello suministrado vía pienso.

         Con un chute de esta envergadura ¿cuántos infartos hay a lo largo del día durante una carrerita? Era un tipo muy sano, salía a correr todos los días y comía pescado. Olvídense de los ácidos omega que están envenenados, pero es que la carne no está mucho más allá. El pollo y la gallina tienen un problema con unas llamadas aflotoxinas que causan problemas y se ha evidenciado científicamente que la etoxiquina controla el daño en el hígado y riñón de las ponedoras con lo que su rendimiento no baja.

         Claro que a la gallina no le dan etoxiquina como medicamento, está prohibido su uso veterinario, se lo “dan” al maíz que se va a comer la gallina que luego pondrá los huevos y ¿qué pasa con la etoxiquina? Buena pregunta que deberán desvelar las autoridades sanitarias. ¿Os acordáis de la revista El jueves y las siete preguntas al lobo? pues esta irá por ahí más o menos.

         Nuestro grave problema, que ningún político menta, es que somos demasiados en el Mundo, no cabemos, no existe territorio ni mar suficiente para dar de comer correctamente, cantidad correcta de forma sana y saludable, a toda la población mundial. Y ahora el alcalde de Zaragoza pretende llegar al millón de habitantes, y acaban de realizar un simposio sobre el agua que no llega a la gente. ¿qué tipo de incongruencias estamos creando?

         Sobre los años 60, cuando el boom turístico, en la playa más bonita del mundo como era la del Arenal (Palma de Mallorca-Llucmajor, Baleares) se empezaron a construir hoteles a lo bestia, de ahí la conocida “Balearización”. Mi padre era director de una empresa de saneamiento y calefacción y las cosas le iban francamente bien. Pero también observó la destrucción del Medio Ambiente en el que se estaban desarrollando y creciendo sus hijos. Fraga Iribarne, por aquel entonces Ministro de Turismo, el mismo que el de Palomares, vino a Palma y en una conversación privada:

Sr. Fraga: Deben ustedes construir todo lo que puedan.

Mi padre: Pero no tenemos infraestructuras, calles, alcantarillado, electricidad.

Sr Fraga: Primero construyan y luego ya crearemos infraestructuras.

         No existía ninguna depuradora, todo se vertía al mar, incluidos los residuos de la industria joyera, mercurio y otros metales pesados, que están contaminando la bahía de Palma y cierran el circuito alimentario ya que pasan a la cadena trófica, llegan a los peces y ya se están realizando análisis de mercurio en peces lo cual quiere decir que estamos en alerta, aunque se diga que no existe preocupación. Pues desde el momento en que se realizan dichos análisis será por algo, digo yo.

         Esta irresponsabilidad manifiesta consiguió la destrucción de la playa, los hoteles vertían directamente sus aguas al mar, las basuras se acumulaban en las partes traseras de los hoteles con una pestilencia invasiva a 35º en verano, el tendido eléctrico fracasaba día sí día también. Pero nosotros, y los turistas, nos bañábamos en el mar todos los días con la aquiescencia de los políticos de aquel entonces. ¿En qué han mejorado los políticos actuales?

         Mucho control de natalidad, aborto sí, aborto no. ¿Dónde está la comida natural? Y por natural no me refiero a la ecológica, sino a la que no lleve venenos entre sus componentes. Si no hay comida sobra gente, pero esto no da votos. Hacer y decir la verdad no vende, como las buenas noticias en el telediario y la radio, cuantos más muertos y más trágica sea la noticia mejor.

         Pues ya sabéis que nos contaminamos porque queremos, no porque se permitan vender productos tóxicos, y engordamos porque queremos, no porque pongan azúcar y grasas en la bollería. Tampoco ayudan los supermercados al poner dichos productos y golosinas junto a las cajas registradoras. Ustedes deberían poner un lugar donde se colocan los productos malos y por malo entiendan que lo es para la salud no que estén caducados.

         Esta caducidad me recuerda el debate de los yogures que si caducaban o no, que si aguantaban más tiempo y la fecha recomendada de consumo. Llega Arias Cañete, ministro del ramo, dice que en su casa se come el yogur caducado y se zanjó la discusión. Pero esta discusión proviene del hecho de no tirar tanta comida en condiciones a la basura porque no hay comida suficiente en el Mundo y para que la haya debemos envenenar la tierra, los ríos y los mares para obtener comida que nos va a enfermar.

         Por el momento y hasta nuevas evidencias no me pronuncio sobre la etoxiquina, unos dicen que no es peligrosa, otros dicen que lo es y Monsanto, su fabricante no ha puesto su referencia correspondiente al año 2014 ¿Por qué?

         Perdonar, me olvidaba de la pecadilla. Sabéis por qué se fríen con la cola en la boca, porque las sartenes son redondas, qué tontería ¿verdad? Pues sí, gracias a esa preparación las sartenes utilizadas eran más pequeñas y se usaba menos aceite. En nuestro caso la pescadilla es la autoridad sanitaria que debería indicarnos lo que es sano comer y lo que no y ser recalcado por nuestro médico de cabecera adaptándonos una dieta personal.

No lo dice el refrán: es mejor prevenir que curar.

 

18 de Enero de 2015, Eduardo Casasnovas.

Nota: Eduardo Casasnovas es Ingeniero especialista en industrias agroalimentarias, además de Ingeniero Medioambiental.

 

EL GRANO ENFERMO. IRAK.

         En 1970 hubo sequía y hambre en Irak, la cosecha no se dio bien por lo que el gobierno decidió realizar una importación de simiente de trigo y cebada, grano o semilla para siembra. Si esta calificación o denominación de nuestra jerga agronómica se mantuviera de forma oficial quizás, y digo quizás por la serie de concurrencias que se produjeron, la intoxicación masiva no se hubiese producido. 

         La intoxicación fue provocada al comer el grano directamente o indirectamente tratado con metilmercurio que es fungicida y con un colorante que advierte de que el grano está tratado con venenos. Los sacos llevaban una calavera.

         ¿Por qué damos este tratamiento? La mayor mortandad de las plantas se da en la nascencia y días posteriores especialmente en días húmedos en los que se desarrollan una serie de hongos sobre el cuello de las plantas a las cuales mata. Evitando estos hongos con el metilmercurio que es un gran fungicida, si las lluvias y el tiempo acompañan se desarrolla una cosecha normal.

         Primer error: No es normal que las autoridades repartieran los sacos de grano etiquetados en inglés y en español ya que las partidas eran provenientes de Estados Unidos y de Méjico. ¿Cuántos agricultores iraquíes leen el inglés o el español? De hecho a los agricultores se les hacía firmar con el pulgar en la entrega como certificación de haber recibido las instrucciones y explicaciones pertinentes.

         Segundo error: Repartir una simiente en época tardía para la siembra y sin posibilidad de llegar a obtener la cosecha correspondiente. Septiembre y octubre es su época de siembra, ni noviembre ni diciembre cuando llegaron los cargamentos y fueron repartidos.

         Tercer error: No era la primera ni la segunda, era la cuarta vez que la población se intoxicaba por mercurio, en las partidas anteriores lo fue por etilmercurio, un poco menos venenoso que el metilmercurio pero también mortal.

         Cuando la población recibe el grano decide destinarlo a alimentación humana, primera vía de intoxicación, alimentación del ganado, incluidas gallinas, segunda vía, y la tercera vía fue la pesca fluvial que explicaré mejor.

         La población empezó a sufrir problemas hacia final de 1971 y principio de 1972. Fueron los mismos síntomas que en Minamata y las autoridades iraquíes ya sabían del posible problema pues era la cuarta oleada de enfermos.

         La Guardia Republicana intentó retirar la mayor cantidad de simiente posible pero hubo truco. Los agricultores se deshicieron del grano en el río Tigris y otros depósitos de agua. Los responsables de la distribución, los que posiblemente no habían advertido del peligro a sus vecinos agricultores, que así lo atestiguaron, volvieron a comprarles la simiente que les quedaban.

         Era un negocio redondo, les quitaban de encima un problema y cobrando, antes que la Guardia Republicana lo requisara o destruyera. El negocio consistió en lavar las partidas en río Tigris y se eliminó el colorante más no todo el mercurio que buena parte pasó a los peces que por eso fue la tercera vía de contaminación junto al mercurio de los vertidos.

         Y no contentos con esto revendieron el trigo y la cebada como aptos para consumo humano, incluso realizando harinas para pan y tortas vendidas en zonas más alejadas para evitar sospechas y estas harinas fueron la fuente de la mayor contaminación.

         Toda la historia se recompuso por las distintas oleadas de enfermos en las tres provincias en que ocurrieron los hechos. Los informes médicos fueron muy precisos para parar una tragedia que pudo ser muy elevada. Sólo se hablan de 650 muertos.

         Esta cifra sólo corresponde a los individuos muertos en el hospital, pero a los iraquíes les gusta morir en casa ¿cuál fue la población afectada? No existen tales estadísticas pero el cálculo es que se superaron los 6.000 muertos sin llegar a los 10.000 y seguramente unos 100.000 casos de intoxicación, todo a suposiciones sanitarias.

         Hasta aquí la exposición muy escueta, quiero ir a otro punto más esencial para nosotros, o para mis teorías mejor dicho.

         La OMS, Organización Mundial de la Salud, ofreció ayuda al gobierno iraquí y después de diversos tratamientos se dieron cuenta de varias cosas: todos los productos y métodos utilizados para descontaminar hasta la fecha no eran válidos: no funcionaban, mataban al paciente, lo reducían a la miseria o sencillamente no se conseguía nada de lo esperado.

         Sin embargo sí empezó a funcionar el método de tratamiento de la desintoxicación a largo plazo. Acordaros que os dije que el cuerpo humano elimina de forma natural el mercurio en un plazo de 60 a 80 días, aunque aquí tenemos un metilmercurio por lo que la ayuda era necesaria, más por el metil que por el mercurio, y efectivamente los que recibieron el tratamiento a largo plazo mejoraron y muchos completamente, cosa que no sucedió en Minamata lo cual sorprendió a los cooperantes.

         Antes de proseguir voy a resaltar dos hechos nacidos de esa amarga experiencia. El primero fue la mejora y prevención de los etiquetados que hoy se practica en el Mundo entero.

         La segunda es la de “El Síndrome del Bebé Silencioso” en el que la madre intoxicada traslada al feto, vía placentaria, el metilmercurio. El bebé silencioso no llora. Señores de la autoridad sanitaria española y europea ¿Pueden garantizarme que ustedes han realizado los análisis pertinentes a los salmones y están exentos de mercurio?

         Como Ingeniero especialista en Industrias Agroalimentarias y como técnico que fui de laboratorio les solicito los análisis correspondientes y, yo se los solicito en nombre de todas las mujeres embarazadas y en fase de lactancia materna.

         Haced ruido madres, que nos oigan, y de paso que lo hagan con el bacalao, con la panga. Me gustaría sentirme protegido y como técnico tengo miedo. En estos momentos soy como un médico que recela de sus propios compañeros ante su propia enfermedad.

         ¿Por qué nos ha entrado el Picudo Rojo? En teoría existe un control fitosanitario en fronteras y es del propio Estado. Falló, y falló con el noctuido del Pelargonium (geranio), y con el minador del Olivo y del Naranjo ¿Continuo?

         Vuelvo a mi estado anterior. La Oms diagnosticó las diversas dolencias y padecimientos de la población, todos similares a Minamata, con excepciones de nuevas dolencias, el bebé que no llora y los daños cerebrales en menores con poca contaminación.

         De todas las valoraciones ¿alguien ha visto algún Síndrome cercano al nuestro? No, aquí tampoco hubo SQM, sensibilidad química múltiple, ni SFC, fatiga crónica o fibromialgia. No citaré la electrosensibilidad en medio de la nada.

         Me gustaría que os fuerais trasmitiendo lo que hay de cierto, vuestras impresiones, me gustaría un pequeño cambio de actitud ante la cantidad de evidencias que os estoy presentando. De momento me gustaría sembraros la duda, luego intentaré daros datos certeros.

         Este último párrafo va dirigido a todo el colectivo de enfermedades neuronodefinidas.

         23 de enero de 2015. Eduardo Casasnovas Susanna.