Esta página contiene:

 EL CILANTRO.

 

                             EL CILANTRO.

         Coriandrum sativum, planta muy interesante para nuestras distintas enfermedades, afirmaría a riesgo de equivocarme, sin ningún pudor, que son útiles en otras enfermedades más dañinas que las nuestras. Lo de dañinas lo entendemos nosotros.

         Bien, empecemos. Las semillas se utilizan en la elaboración del curry indú, claro que debe ser semilla recién molida para que transmita su intenso sabor a cítricos. A nosotros nos llega el curry a la cúrcuma que es la única especia que aguanta su sabor con el tiempo desde la fabricación. Qué preferís ¿Pimienta recién molida o en polvo? Pues eso.

         Como es una planta que más o menos se cultiva en muchas partes me limito a deciros dónde y en que se utiliza: Salchichas alemanas, ese gusto que recuerda a la semilla de hinojo del butifarrón mallorquín, un casi anisado.

         Me se están poniendo los dientes que me llegan al escribidor del ordenador.

         Se utiliza mucho en la cocina de medio África y media península Arábiga, en la goma no, en la comida, donde además se empezó a utilizar con el café, costumbre que se fue extendiendo hacia zonas de dominio árabe. Árabe no significa musulmán, aunque lo sean, significa de la cultura de Arabia Saudí, cuyo principal valedor fue Lorenzo de Arabia.

         Los ingleses, a este inglés, lo llamaban de una manera más rara pero no les hagáis caso, nunca pusieron coriandro en el té, son ignorantes. Coriandro suele llamarse a las semillas del cilantro.

         Antes de continuar os diré que si hacéis caldo podéis ponerle medio manojo de cilantro, el caldo es completamente distinto a lo que habéis probado, exquisito.

         En Centro América y Sud América también lo utilizan como planta medicinal y con gran acierto, veamos sus otros usos.

         Ayuda a calmar los movimientos extraños del estómago e intestinos. Alguien diría que son los movimientos involuntarios ¿tú te mueves el intestino voluntariamente? Pues ándele manito. Vale son movimientos indeseables, no programados llamados espasmos, pero los espasmos no son involuntarios, son una contracción anormal dentro los movimientos programados para trasladar el bolo alimenticio hasta su salida a la depuradora más cercana.

         Y, al igual que las mentas y dentro de ellas destaca la Melisa, ayuda en las digestiones. Es decir, que si te preparas un caldo con cilantro y luego en ese caldo preparas unos garbanzos, pues fenomenal.

         Si te cuesta dormir: tila, manzanilla y cilantro y si tienes algo de estrés: tila manzanilla y cilantro y si quieres pegarle a tu pareja primero le gritas: ¿quieres dejar el mando de la televisión en paz? Ya no sé si los yihadistas han entrado en la Moncloa o el de pasapalabra ha metido un gol.

         Protege tus intereses nocturnos, ella y él, masticad cilantro para eliminar bacterias y no tener halitosis. Hombre después del café de las nueve de la mañana también, tus compañeros y compañeras de trabajo te lo agradecerán. Además podrías ligar ¿quién sabe?

         Si por la noche hicisteis las paces y la sábana estaba en todas partes menos donde debía y os levantáis con la garganta escañada, qué palabra tan bonita y tan desconocida, por el frío o por el gol de pasapalabra a las cinco de la madrugada, manzanilla, tomillo y cilantro.

         Pero si después de tan excitante ejercicio levantas los brazos y tu pareja se da la vuelta, CILANTRO, recuerda es bactericida.

         Va a resultar que el cilantro estará en todas partes pero si se quedó embarazada lo siento, no haber gritado y la sábana quieta, el cilantro, que yo sepa no sirve para esto pero puede curarte la herida del encontronazo contra la puerta medio abierta del baño, uno tiene que correr donde debe. Pues sí es antibiótico.

         Si has aprendido la lección no le des una aspirina a tu pareja, ponle un vasito de vino con agua y una ramita de cilantro, ella entenderá, y tú no seas tan capullo de coger el mando de la televisión.

         Pues como veis el cilantro es maravilloso, desde que te levantas hasta que sigues acostado, en la comida, para lavarse los dientes, es una polihierba.

         He dejado para lo último una propiedad muy importante de cara a nuestras enfermedades. La captura de metales pesados. Es bastante ávida de metales pesados, pero ojo, igual que ya he dicho en contables ocasiones a muchos médicos y a muchos farsantes que comercian con nuestras vidas y enfermedades, hay que tener precaución.

         Pues al igual que elimina el mercurio, que por sí solo no es chicha ni es limoná, también puede eliminar el Cu, el cobre, metal indispensable para la obtención de una molécula que trabaja en el ciclo de Krebs.

         Qué es el ciclo de Krebs: es el lugar y momento donde se extrae petróleo, glucosa, y se transforma en gasolina, energía, ATP, para nuestras células y si esto falla tenemos Fatiga Crónica.

         ¿Os dais cuenta de que las propias quelaciones pueden ser parte de la propia enfermedad que se pretende curar? Ojo con tanto sabiondo, ojo con los que venden demasiado sin decir nada. Usted tiene mercurio y debe quitárselo; y usted ¿cuánto tiene? Porque si tenemos la misma cantidad estamos contaminados los dos.

         Escrito está: mercurio lo tenemos siempre, desde hace 1.500 millones de años, siempre, y siempre tendremos. Una persona intoxicada por mercurio va directa al hospital y no es mercurio, es metilmercurio.

         Ya sabéis, otra hierba que debemos tomar, con salsas de ajo, en el gazpacho, el guacamole, un pescado, una salsa verde o el chatni pero no os hagáis zumo con pepino, zanahoria y manzana. Precaución.

         Planta muy conocida en América por culantro, y en algunas autonomías españolas, pero no lo confundáis con el culantrillo de pozo, Adiantum capillus veneris, “cabello de Venus” por sus tallos negros, un helecho de zonas húmedas también utilizado en algunos platos culinarios, especialmente en Cuba.

         Lo bueno si breve dos veces bueno y en comida dos veces sano.

         16 DE Junio de 2015, Eduardo Casasnovas Susanna.